Cerrar Aviso de seguridad de cocinas de gas. Más información aquí.
Encabezado Medio ambiente

Medio ambiente

Sostenibilidad como cultura corporativa.

Durante más de 50 años hemos desarrollado productos innovadores que mejoran la calidad de vida de personas en todo el mundo. Estamos convencidos de que la historia exitosa de BSH es, en gran parte, resultado de cómo actuamos responsablemente hacia la sociedad y nuestro planeta. Nuestros electrodomésticos de bajo consumo energético contribuyen a disminuir continuamente el consumo de energía, a ahorrar costes en el hogar y a reducir las emisiones de CO2. Esto es beneficioso tanto para los bolsillos de nuestros consumidores como para el medioambiente.

La compañía no sólo tiene en cuenta sus avances en producción e innovación, también calcula el impacto social y medioambiental de sus productos. Desde hace más de un año, BSH ha actualizado su política ambiental y energética integrándola con la de seguridad y salud laboral. A través de ella, se define el compromiso de la empresa con la mejora continua en el desarrollo de productos y procesos, la implantación de sistemas de gestión ambiental y energética, y la promoción de un adecuado comportamiento de empleados y socios.

Menos es más – Programa BSH de eficiencia en el aprovechamiento de los recursos.

Nos hemos fijado el objetivo de disociar crecimiento y consumo de recursos para contribuir a un desarrollo sostenible. Como parte del proyecto Resource Efficiency, lanzado en 2010, en el Grupo BSH hemos aplicado una serie de medidas que nos permiten actuar de una forma más eficiente y sostenible. BSH fue galardonada por estos esfuerzos por la Agencia Alemana de la Energía (dena) en 2014 con el Premio a la Eficiencia Energética.

Desde 2010 a 2015, en la que fue la primera fase del proyecto Resource Efficiency, ya se alcanzó una reducción del 47% en el consumo de agua, del 39% en el consumo de energía y del 17% en la generación de residuos. El programa continúa con el objetivo de conseguir una reducción del 20% del consumo de energía y agua por tonelada de aparato producido en 2025, tomando como referencia el resultado del año 2015. A su vez, se han marcado objetivos intermedios para 2020, como la reducción del 15% del consumo de energía y de agua, y la reducción del 10% en la generación de residuos.

Además, durante 2017 se internalizaron varios procesos productivos que antes eran realizados por proveedores, lo que ha hecho que se resientan nuestros indicadores. En los siguientes años hemos de compensar esta situación para alcanzar los objetivos fijados. Para ello hemos elaborado una estrategia de actuación que, de la mano de la transformación a la Industria 4.0., nos guiará para conseguirlos.

Datos y Cifras España.

  • 20

    menos de consumo

    Objetivos específicos de reducción del consumo de energía y agua para 2025.

  • 500 mil kWh

    incremento en el consumo de energía entre 2015 y 2017.

    Incremento de energía debido a la ampliación e internacionalización de procesos productivos.

  • 37891 toneladas

    de emisiones de CO2

    Menos emisiones de CO2 entre 2015 y 2017. De las cuales 13.000 t se evitaron gracias a la energía fotovoltaica y 3.300 t por el consumo de biomasa en calefacción.

  • 26

    Mejora de la huella de CO2

    Ahorro de emisiones respecto al año anterior gracias a la contratación de energía verde.

Con respecto al uso de materiales en fabricación y al consumo de energía en producción y durante la fase de uso de los electrodomésticos, hemos sido líderes de la industria durante años.

Además, estamos continuamente ampliando nuestras fuentes de energía renovables. Las experiencias positivas en esta área se pueden ver, por ejemplo, en el uso de paneles solares en China, Alemania y Estados Unidos. Una planta de biomasa también ha suministrado calor y electricidad a la planta de Traunreut (Alemania) durante muchos años.

Huella de carbono, minimizando el impacto de nuestras emisiones.

Desde el año 2012, en BSH España publicamos la huella de carbono de nuestras actividades. La metodología utilizada ha sido desarrollada conjuntamente por el Grupo BSH y el Instituto de ecología aplicada de Berlín. La huella incluye el cálculo de emisiones considerando Alcance 1 y 2, y cálculo parcial de las emisiones de Alcance 3. Para ello se calculan en Alcance 1 las emisiones directas derivadas del consumo de gas natural y de recarga de gases refrigerantes, y del consumo de combustible de los vehículos del servicio posventa propiedad de BSH y los vehículos de renting. En Alcance 2 se consideran las emisiones indirectas derivadas del consumo de energía eléctrica en las oficinas y centros productivos. En Alcance 3, calculamos las emisiones generadas por viajes de empresa y transporte de aparatos.

En BSH Electrodomésticos España registramos por primera vez en 2017 la huella de carbono de la organización en la Oficina Española de Cambio Climático (OECC), dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medioambiente. Para el cálculo, se han incluido los Alcances 1 y 2 de las actividades de fabricación de electrodomésticos desarrolladas en las plantas productivas de España, adquiriendo, además, un compromiso de reducción.

Medioambiente

La relevancia de desarrollar la economía circular.

La economía circular contribuye a disminuir el uso de los recursos, a reducir la producción de residuos y a limitar el consumo de energía. Esta actividad emergente es creadora de riqueza y empleo y su desarrollo permitirá obtener una ventaja competitiva en el contexto de la globalización.

El sistema lineal actual de nuestra economía (extracción, fabricación, utilización y eliminación) no es sostenible, pero gracias a la economía circular conseguimos convertir nuestros residuos en materias primas, paradigma de un sistema de futuro. La Comisión Europea ha adoptado un ambicioso paquete de medidas de la economía circular para ayudar a las empresas y los consumidores europeos en la transición a una economía más sólida y circular, donde se utilicen los recursos de modo más sostenible. Las propuestas abarcan todo el ciclo de vida de los productos: desde el diseño, la producción y el consumo, a la gestión de residuos y el mercado de materias primas secundarias.

Queremos generar circuitos de economía circular en nuestro sector.

Existen iniciativas y actuaciones en las áreas que nos afectan del plan de acción de la UE. Además, trabajamos en el impulso de nuevas iniciativas en el grupo de trabajo TC10 de CEN CENELEC de acuerdo al M543, mandato de la Comisión sobre eficiencia de materiales.

Desde BSH España contribuimos a la sensibilización hacia la economía circular. En 2017, participamos en el foro “Economía circular: Por una Europa más limpia y eficiente”, organizado por la Oficina del Parlamento Europeo en España. En él se destacaron las líneas de trabajo de ecodiseño en materia de reparación, por ejemplo en placas de inducción, tras un estudio junto con la Universidad de Zaragoza analizando las averías más comunes para plantear mejoras en el diseño: análisis de componentes, modularidad, presencia de materias críticas o la conectividad orientada a la prevención de averías, entre otras actuaciones.

También se ha colaborado con ANAIP (Asociación Española de Industriales de Plásticos), presentando la experiencia en la utilización de materiales reciclados en la jornada de lanzamiento del “Grupo Sectorial Plásticos Reciclados”. BSH explicamos cómo incorporamos el plástico reciclado en los componentes de las distintas gamas de los electrodomésticos presentando algunos ejemplos, como contrapesos de los lavavajillas, travesaños de frigoríficos o carcasas de las electrónicas de lavadoras, entre otros.

Medioambiente

Diseño por el medio ambiente.

Nuestra compañía se compromete a fabricar productos seguros que contribuyan a mejorar la vida de las personas y a favorecer iniciativas que impulsen el desarrollo social. Perseguimos que nuestros electrodomésticos consuman cada vez menos energía y agua en su funcionamiento. De esta forma, en BSH pensamos en minimizar el impacto medioambiental desde la fase de diseño de producto. La compañía tiene en cuenta los materiales que va a utilizar, la colocación de las piezas, la elección de los metales y cómo todas estas decisiones podrían llegar a afectar a la naturaleza. La inversión en eficiencia energética no sólo contribuye al cuidado del planeta, también supone un ahorro económico para el consumidor.

Un dato relevante según la Unión Europea es que alrededor del 80% del impacto ambiental que un producto generará a lo largo de su vida se decide en la fase de diseño del producto. Los electrodomésticos representan aproximadamente el 50% del consumo energético de los hogares y entre el 70 y el 90% del consumo que genera un electrodoméstico a lo largo de su vida útil se produce durante la fase de uso. Por eso cada año se establecen objetivos exigentes de reducción de los consumos de energía y de agua.

La tendencia de los últimos años refleja reducciones de consumo de energía de los aparatos de hasta más de un 70% en el caso de las campanas extractoras o las secadoras, y más de un 50% de reducción en el consumo de agua de lavavajillas. Esta reducción se ha conseguido mediante la inclusión de innovaciones en tecnología, en toda la gama de productos.

Responsabilidad en todas las fases del ciclo de vida de nuestros productos.

En el Grupo BSH, dentro de nuestra responsabilidad como productor de electrodomésticos, analizamos y desarrollamos iniciativas para minimizar el impacto medioambiental en todas las fases del ciclo de vida del electrodoméstico. Las principales áreas de trabajo en ecodiseño se centran en la búsqueda del incremento de la eficiencia energética de los aparatos, la introducción de componentes de plástico reciclado, la racionalización en el uso de materias primas y el análisis de presencia de materiales considerados críticos o estratégicos por la Unión Europea. Además, se continúa trabajando en la línea de diseño para fomentar la durabilidad de los aparatos, que favorezca a la vez su reparación, que permita aumentar la vida útil de los electrodomésticos, y facilite el reciclaje al final de su vida útil.

La compatibilidad medioambiental es un aspecto importante en todo el ciclo de vida de los productos. Lo mismo cabe decir de los costes de eliminación de equipos usados. Las organizaciones de ventas locales de BSH cumplen rigurosamente los requisitos legales vigentes en este sentido.

Nuestros estudios sobre ciclo de vida indican con claridad que el impacto ambiental es mayor durante la fase de utilización que en las otras fases de la vida de un producto, debido al consumo de energía, agua y detergente. Por eso BSH confiere máxima prioridad a crear electrodomésticos eficientes en el consumo de agua y energía.

BSH cumple sus obligaciones legales en cuanto a restricciones de sustancias. También se asegura de evitar sustancias peligrosas clasificadas como nocivas para la salud y el medio ambiente, y por lo tanto indeseables en los electrodomésticos, aunque no haya ninguna restricción legal vigente. El requisito previo fundamental en la gestión del reciclaje es utilizar exclusivamente materiales limpios, es decir, sin aditivos críticos o metales pesados. En cuanto a diseño de producto, BSH está haciendo grandes avances para cerrar el ciclo de los materiales y proteger recursos importantes y valiosos para su uso futuro. Por lo demás, BSH promueve una tecnología de reciclaje compatible con el medio ambiente a través de la normalización. La meta es excluir sustancias peligrosas y recuperar materiales valiosos de equipos usados.

Los materiales de plástico reciclados y los materiales bio-basados todavía no tienen las mismas propiedades técnicas que los productos de plástico nuevos utilizados actualmente. Con todo, BSH está estudiando posibles aplicaciones de materiales reciclados y bio-basados en diversos proyectos de desarrollo previo en las divisiones de producto, y los evalúa con respecto a los costes y las ventajas competitivas. La meta es poder sustituir los plásticos fabricados a partir de petróleo a largo plazo.

Análisis de ciclo de vida

Preparación para la reutilización. Recuperación responsable.

Desde el año 2017, todos los fabricantes e importadores de aparatos eléctricos y electrónicos (AEE) estamos obligados, de acuerdo al Real Decreto 110/2015 sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), además de establecer los mecanismos para que el residuo sea tratado adecuadamente en las plantas de reciclado, en los casos en que este todavía pueda ser válido para una reutilización posterior, a desarrollar los procesos necesarios para que esto sea posible. Este proceso pretende estimular la creación de centros de reutilización y la generación de empleo en el sector.

BSH España se hace cargo de su responsabilidad como fabricante y está trabajando a ritmo firme con las entidades de la asociación AERESS (Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria), que se dedican a la reducción, reutilización y reciclaje de residuos con un objetivo de transformación social. En esta línea ya se está trabajando con Koopera (Vizcaya), Solidança (Barcelona), Traperos de Emaús (Murcia), Tots Units (Castellón) y Deixalles (Mallorca); ayudándoles a ampliar los canales de captación de productos recuperables y ofreciéndoles el apoyo necesario para el adecuado desempeño de la reparación en materia de seguridad y fiabilidad.

Reciclaje electrodomésticos

Certificaciones para producción y protección ambiental.

La gestión ambiental aplicada globalmente por BSH incorpora métodos de producción eficientes y ecológicos. Una política integrada de producto y una responsabilidad de producto sólida significan que solo los fabricantes que consideran los aspectos de producción y utilización desde la propia fase de desarrollo, y de eliminación durante el proceso de compra, pueden garantizar la calidad global y la compatibilidad medioambiental de sus productos. BSH practica este principio teniendo muy en cuenta todos los aspectos relacionados con el producto y las fases del ciclo de vida durante el desarrollo de sus productos. Un cambio de diseño, por ejemplo, no debe entrañar ningún impacto ambiental durante la fabricación.

La certificación sistemática de los procesos de desarrollo y producción según las normas internacionales ISO 14001 (protección medioambiental) e ISO 50001 (eficiencia energética) garantiza la reputación de la empresa y sus productos entre los clientes, los proveedores y el público general.

Ubicaciones certificadas según la norma ISO 14001.

Todas las fábricas de BSH están certificadas de acuerdo con el estándard internacional ISO 14001 para los sistemas de gestión medioambientales. El objetivo de BSH es certificar además los sistemas de gestión energética implantados en todas las plantas de fabricación de la Unión Europea. En las plantas de Alemania y España, así como en otros emplazamientos de la UE y en Turquía, contamos con certificación conforme a la norma ISO 50001 desde finales de 2016.

  • China: Wuxi, Chuzhou, Nanjing
  • Alemania: Bad Neustadt*, Bretten*, Dillingen*, Giengen*, Nauen*, Traunreut*
  • Francia: Lipsheim*
  • Grecia: Atenas
  • India: Chennai
  • Perú: Callao (Lima)
  • Polonia: Lodz, Rzeszów
  • Rusia: San Petersburgo
  • Eslovaquia Michalovce*
  • Eslovenia: Nazarje*
  • España: Esquíroz*, La Cartuja*, Montañana*, Santander*, Vitoria*
  • Turquía: Çerkezköy*
  • EE.UU.: New Bern, LaFollette

* Emplazamientos con certificación adicional conforme al sistema de gestión ISO 50001

Fecha: 11 enero 2018

  • Estamos trabajando continuamente para mejorar nuestro desempeño ambiental y eficiencia energética para reducir el consumo de energía, agua y recursos durante todo el ciclo de vida de nuestros aparatos y bienes materiales.
  • Nos comprometemos a cumplir nuestras obligaciones legales.
  • Tomamos todas las medidas necesarias para evitar daños medioambientales y el gasto innecesario de energía.
  • Nos aseguramos, con una gestión medioambiental y energética apropiada, de que nuestra política se implementa eficazmente. Las condiciones financieras y estructurales necesarias se aseguran en el marco de los aspectos económicos de la compañía.
  • El comportamiento respetuoso con el medioambiente y el uso consciente de la energía forman parte de los cometidos de todos los empleados. Los directores se encargan de promover la responsabilidad ambiental a todos los niveles.
  • Contamos con que nuestros socios comerciales se rigen por directrices ambientales y energéticas equivalentes a las nuestras.
  • Colaboramos con las autoridades competentes.
  • Informamos al público interesado de las actividades y efectos de nuestra empresa y sobre nuestros logros medioambientales y energéticos. Proporcionamos instrucciones a nuestros clientes para un uso de nuestros productos respetuoso con el medioambiente.
  • Mediante auditorías regulares, comprobamos en qué medida afectan nuestros procedimientos técnicos y organizativos al medioambiente y al consumo energético. El objetivo es seguir desarrollando y mejorando continuamente estos procedimientos.

Información sobre sustancias críticas (REACH).

En BSH somos conscientes de nuestra responsabilidad con el medio ambiente y la sociedad, algo consagrado en los Principios Corporativos.

El objetivo de nuestra política medioambiental ha sido siempre eliminar las sustancias especialmente críticas en la cadena de suministro lo antes posible como medida de precaución. Para abordar este reto, realizamos investigación propia y trabajamos de manera estrecha y constante con los proveedores. Estos están obligados en virtud del Artículo 33 del Reglamento REACH a proporcionar información sobre sustancias altamente preocupantes en sus productos, que se encuentren incluidas en la lista de candidatas y que estén presentes en una concentración superior al 0,1% de peso en los productos.

Sustancias con obligación de notificación en electrodomésticos BSH:

  • Plomo, CAS No. 7439-92-1 puede estar contenido en cualquier electrodoméstico como elemento de aleaciones en acero y aluminio, en soldaduras de alta temperatura, en vidrios y cerámicas de componentes eléctricos y electrónicos, además de tintas de impresión para la aplicación de esmaltes en cristales.
  • 2-(2H-benzotriazol-2-yl)-4,6-ditertpentylfenol (UV-328), CAS No. 25973-55-1 en displays de cafeteras integrables EQ.3 de con designaciones de producto TI303503DE, TI303203RW, TI305506DE, TI305206RW, TI313519DE, TI313219RW, TIS30351DE, TIS30321RW y TI303803CN.
  • 1,2-dimetoxietano (EGDME), Nº CAS 110-71-4 en las pilas botón de litio presentes en básculas personales y analíticas, en el indicador de cambio de filtro de las cafeteras de cápsula Tassimo y en el sensor inalámbrico de placas de inducción.
  • 10-etil-4-[[2-[(2-etilhexil)oxi]-2-oxoetil]tio]-4-octil-7-oxo-8-oxa-3,5-ditia-4-estannatetradecanoato de 2-etilhexilo (DOTE), CAS No. 15571-58-1, 2,2-bis(4-hidroxifenil)propano (bisfenol A), CAS-No. 80-05-7, y Óxido de plomo, titanio y circonio (12626-81-2) en los siguientes conservadores de vino: RW404261, RW404761, RW402261, RW424260.

Si los electrodomésticos se utilizan y eliminan como corresponde, sus sustancias inherentes no plantean ningún riesgo para la salud y el medio ambiente.

(Información para consumidores conforme al Reglamento REACH (CE) Nº 1907/2006; Múnich, agosto de 2018; enlace a lista de sustancias candidatas: https://echa.europa.eu/de/candidate-list-table )

Carrito de medios Contacta con nosotros Volver arriba